En los 66 libros de la Biblia hay muchos misterios de Dios. Cuando conozcamos los misterios uno por uno, podremos entender la ampliamente planificada providencia de la salvación de Dios. Entre los misterios, el más grande es Cristo. Solo cuando comprendamos a Cristo, que es el misterio de Dios, podremos recibir la salvación y hallar todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento (Col. 2:2-3).

La Biblia nos provee de sabiduría que nos conduce a la salvación, y también da testimonio de Cristo, que es el misterio de Dios (2 Ti. 3:15-17, Jn. 5:39). Entre tantos misterios de la Biblia, estudiemos las profecías sobre Melquisedec y entendamos a Cristo, que es el núcleo más importante de nuestra salvación.

Melquisedec, el sacerdote de Dios

apostle paul

apostle paul

He. 5:11-14 『Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír. Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.』

El escritor del libro de Hebreos dijo que tenía muchas cosas que decir sobre Melquisedec, que había aparecido en el Antiguo Testamento. Para crecer en la fe y comprender completamente a Dios, era necesario aprender muchas cosas sobre Melquisedec, pero había aspectos difíciles de entender para los santos de la iglesia primitiva, aunque les había dicho muchas cosas acerca de él.

Pero ha llegado el debido tiempo en que el pueblo de Dios tenga un perfecto entendimiento y comprensión de Melquisedec. Investigando el origen de Melquisedec, resolvamos el misterio de Dios relacionado con Melquisedec, que es Cristo.

Gn. 14:17-20 『Cuando volvía de la derrota de Quedorlaomer y de los reyes que con él estaban, salió el rey de Sodoma a recibirlo al valle de Save, que es el Valle del Rey. Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo.』

Cuando Abraham, el antepasado de la fe, volvía de derrotar a sus enemigos en una batalla, Melquisedec, el sacerdote de Dios, apareció y lo bendijo con pan y vino, y Abraham ofreció a Melquisedec el diezmo del botín de la batalla, en recompensa por su bendición.

Aquí, tenemos que prestar atención a las costumbres y reglas del sacrificio de los días de Melquisedec. En aquel tiempo, los sacerdotes sacrificaban animales y ofrecían su sangre a Dios, cuando bendecían o daban el perdón de pecados a alguien, o cuando establecían un pacto. No obstante, Melquisedec bendijo a Abraham con pan y vino, que era una forma de sacrificio única, comparada con las costumbres de aquellos días.

Cristo, el Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec

Cristo, el Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec

Cristo, el Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec

Si comparamos el Antiguo y el Nuevo Testamentos, llegamos a saber que el Antiguo Testamento es una sombra, y que el Nuevo Testamento es su realidad; en otras palabras, el Antiguo Testamento es una profecía, y el Nuevo Testamento es su cumplimiento.

Ya que hay una historia en la que Melquisedec bendice a Abraham con pan y vino en el Antiguo Testamento, que es una sombra, debe de haber también una historia sobre Melquisedec en el Nuevo Testamento, que es su realidad. Averigüemos cómo se cumplen en el Nuevo Testamento las profecías sobre el Melquisedec del Antiguo Testamento.

Mt. 26:17-19, 26-28 『El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Jesús, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que comas la pascua? […] Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.』

Jesús vino como el sumo sacerdote espiritual, pero llevó a cabo su ministerio empleando pan y vino como ofrendas a Dios, en lugar de sacrificar animales como acostumbraban hacer los sacerdotes de aquella época. Jesús nos prometió el perdón de pecados y la vida eterna, estableciendo un pacto, a través del pan de la pascua que es su cuerpo y del vino que es su sangre.

Así como en el Antiguo Testamento el Melquisedec físico bendijo a Abraham con bendiciones físicas mediante pan y vino, en el Nuevo Testamento Jesús, que era el Melquisedec espiritual, nos bendijo con la vida eterna por medio del pan y el vino de la pascua en Sion, según lo profetizado, y de acuerdo a la obra de Melquisedec. A través del libro de Hebreos, confirmemos una vez más que Melquisedec realmente representa a Jesús, y que Jesús apareció como la realidad de Melquisedec.

He. 5:5-10 『Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo: Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy. Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec. […] Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen; y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.』

Jesús llegó a ser el sumo sacerdote según el orden de Melquisedec al bendecir al pueblo a través del pan y el vino de la pascua, a diferencia de los demás sacerdotes que sacrificaban animales. Está muy claro que Jesús es Melquisedec. Sin embargo, la Biblia dice que hay mucho que decir acerca de Melquisedec, pero que es difícil de explicar. Analicemos más profundamente el asunto de Melquisedec.

El misterio de Melquisedec

He. 7:1-3 『Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo, a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz; sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.』

Hace dos mil años, Jesús vino como la realidad de Melquisedec, pero aún quedaban algunas profecías de Melquisedec que no cumplió Jesús. Primero, la Biblia decía que Melquisedec no tenía genealogía. Bíblicamente, la genealogía significa la genealogía de los israelitas registrada en la Biblia. La genealogía de Jesús se registra al principio de los Evangelios, escritos por los apóstoles que dieron testimonio de Jesús; entonces, la profecía de que Melquisedec no tenía genealogía no se refiere a Jesús.

Mt. 1:1-16 『Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham. Abraham engendró a Isaac, Isaac a Jacob, y Jacob a Judá y a sus hermanos. […] Eliud engendró a Eleazar, Eleazar a Matán, Matán a Jacob; y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo.』

De esta manera, el nombre de Jesús se registró en la genealogía de los israelitas, por lo que no se cumplió la profecía:“Cristo, que vino como Melquisedec, tenía que ser un gentil sin genealogía”. Por esta razón, era difícil definir que Melquisedec representaba a Jesús. Segundo, la Biblia decía que Melquisedec no tenía padre ni madre. ¿Qué significa en la Biblia el hecho de que alguien no tenga padre ni madre?

Mt. 12:46-50 『Mientras él aún hablaba a la gente, he aquí su madre y sus hermanos estaban afuera, y le querían hablar. Y le dijo uno: He aquí tu madre y tus hermanos están afuera, y te quieren hablar. Respondiendo él al que le decía esto, dijo: […] He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre.』

Mediante las enseñanzas de Jesús, podemos entender que los términos“padre”,“madre”,“hermano” o“hermana”, tienen significado cuando son utilizados espiritualmente en la voluntad de Dios. Por eso, la profecía:“Melquisedec no tiene padre ni madre”, puede explicarse espiritualmente de la siguiente manera:“Cristo, que es la realidad de Melquisedec, ha de nacer de padre y madre gentiles que no creen en Dios”. Pero Jesús nació de José y María, que creían totalmente en Dios.

Cristo vino por segunda vez como Melquisedec

Cristo vino por segunda vez como Melquisedec

Cristo vino por segunda vez como Melquisedec

Era cierto que Jesús vino como Melquisedec, pero aún quedaban las profecías que él no cumplió. A fin de cumplir las profecías completamente, Cristo tenía que aparecer por segunda vez para los que le esperaban.

He. 9:27-28 『Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.』

Espiritualmente, Cristo está siempre con nosotros, pero ya que está escrito que Cristo“aparecerá por segunda vez”, podemos entender que Cristo aparece en la carne al venir por segunda vez, igual que en su primera venida. Al venir por segunda vez, ha de cumplir las profecías que no se cumplieron en su primera venida; y según la profecía de que Melquisedec no tiene genealogía, ha de nacer en un país gentil que no tenga la genealogía de Israel; y de acuerdo a la profecía de que Melquisedec no tiene padre ni madre, ha de nacer de una familia incrédula; y sin falta ha de bendecirnos con la vida eterna mediante el pan y el vino de la pascua.

Siguiendo las profecías de los profetas, Cristo Ahnsahnghong nació en un país gentil, Corea, en los fines de la tierra, en el oriente, cuyo pueblo no puede registrarse en la genealogía de Israel; su padre y su madre físicos eran incrédulos; y nos bendijo con la vida eterna a través del pan y el vino de la pascua. Cristo Ahnsahnghong es el Melquisedec testificado por la Biblia y todos los profetas.

Aunque hay muchos teólogos en el mundo, ninguno ha cumplido las anteriores profecías excepto Cristo Ahnsahnghong. Esto es porque solo Dios es capaz de darnos la vida eterna por medio de la pascua, según las profecías de Melquisedec.

Debemos creer en el Melquisedec que viene según las profecías de la Biblia. Dios profetizó mediante el profeta Isaías, que Melquisedec aparecería en los últimos días y daría vida eterna a los que lo recibieran.

Is. 25:6-9 『Y Jehová de los ejércitos hará en este monte a todos los pueblos banquete de manjares suculentos, banquete de vinos refinados, de gruesos tuétanos y de vinos purificados. Y destruirá en este monte la cubierta con que están cubiertos todos los pueblos, y el velo que envuelve a todas las naciones. Destruirá a la muerte para siempre; y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros; y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra; porque Jehová lo ha dicho. Y se dirá en aquel día: He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; éste es Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación.』

De acuerdo a esta profecía, Cristo Ahnsahnghong ha aparecido en los últimos días y ha preparado para nosotros un banquete de vida eterna con el pan y el vino de la pascua, que es la señal de Melquisedec. La pascua desapareció por 1.600 años, desde que fue abolida en el Concilio de Nicea en 325 d. C. La Biblia testifica que es Dios quien destruye a la muerte para siempre y nos da vida eterna restaurando los vinos refinados, esto es, la pascua que no se había celebrado por mucho tiempo.

Entre la gente del mundo, ¿cuántos pueden reconocer a Dios que ha venido en la carne, y guiar a la humanidad al camino de la vida eterna, según las profecías de la Biblia? Debemos dar gracias a Dios sinceramente, por habernos dado sabiduría y entendimiento para reconocer a Cristo Ahnsahnghong, que es el misterio de Dios y la realidad de Melquisedec.

También en la primera venida de Jesús, numerosos líderes religiosos y judíos no reconocieron a Cristo, viéndolo como un simple hombre, por lo que fueron todos destruidos. Sin embargo, los apóstoles, como Pedro, reconocieron a Jesús como el Cristo que había aparecido según las profecías, y lo recibieron, por lo que fueron bendecidos y entraron en el reino de los cielos. Del mismo modo, si reconocemos a Dios, recibiremos grandes bendiciones.

Está escrito que el pueblo de Dios da testimonio del que les restaura el vino refinado de la pascua, diciendo:“Este es nuestro Dios”. Como está escrito, debemos comprender completamente a Cristo Ahnsahnghong que apareció como Melquisedec y nos bendijo con la vida eterna, y entrar en su salvación, alabándolo. Y también espero que todos los hermanos y hermanas de Sion prediquen a nuestro Dios, que vino a esta tierra a salvarnos según las profecías de Melquisedec, y guíen a todos los pueblos y naciones al camino de la vida.