El regreso de Jesús en la Biblia y Corea del Sur

El regreso de Jesús en la Biblia y Corea del Sur

El lugar del regreso de Jesús en la Biblia ya está profetizado: Jesús regresa a la Tierra antes del último y gran desastre. Para cumplir la profecía del Antiguo Testamento, hace dos mil años Jesús nació en Belén (Miqueas 5:2). Sin embargo, en esta última época las profecías muestran que Cristo en su segunda venida aparecerá desde el oriente para sellar al último pueblo escogido. Por eso la Biblia dice que la salvación depende de recibir a Cristo en su segunda venida (Hebreos 9:28, Lucas 21:27-28).

El regreso de Jesús antes del último y gran desastre

Antes del último y gran desastre, Jesús regresa a la Tierra para sellar a su pueblo y así salvarlo. Esta es la última obra de salvación. Estudiar sobre la última obra de salvación es determinante para conocer el lugar del regreso de Jesús en la Biblia. Se debe a que Cristo aparecerá por segunda vez en donde comience la última obra de salvación.

Por ejemplo, si las personas comienzan a recibir el sello de salvación desde Sudamérica, es porque Cristo apareció en Sudamérica y allí comenzó su última obra. Entonces, ¿desde dónde se comienza a colocar el sello de Dios? 

Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol. Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios.

Apocalipsis 7:1-3

Los cuatro vientos mencionados se refieren a los últimos desastres. Para proteger de los desastres a su pueblo, Jesús colocará su sello sobre las frentes de sus hijos. Esta obra de Dios para poner el sello es la última obra de salvación. ¿Desde dónde comienza esta obra? El ángel que tenía el sello de Dios subía desde donde sale el sol, lo que significa que la obra de poner el sello comienza desde donde sale el sol. ¿De dónde sale el sol? El sol sale por el oriente y se pone por el occidente. Por lo tanto, ya que la última obra de salvación comienza desde el oriente, Cristo en su segunda venida aparecerá desde el oriente. 

Para confirmar de que la obra de poner el sello solo se comenzará, cuando Jesús regrese a la tierra otra vez. Estudiemos las señales que suceden antes de comenzar la obra de poner el sello y la segunda venida de Jesús. Sorprendentemente, las señales antes de la segunda venida de Jesús y antes de la obra de poner el sello son las mismas. 

“Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento.”

Apocalipsis 6:12-13

Antes de que comience la obra de poner el sello, el capítulo 6 registra tres señales distintas: el sol se pone negro, la luna se vuelve como sangre y las estrellas caen del cielo. Después de estas tres señales, comienza la obra de poner el sello en Apocalipsis 7. Proféticamente, cada una de estas señales tiene un significado. Pero lo más importante es que estas son las mismas tres señales antes del regreso de Jesús en la Biblia.

“E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.”

Mateo 24:29-30

El libro de Mateo registra que las señales en el sol, la luna y las estrellas ocurren justo antes de la segunda venida de Jesús. Estas son las mismas tres señales que ocurren antes de la última obra de salvación. Al conectar estos dos versículos, podrá comprender que Jesús mismo liderará la obra de poner el sello. Ya que la obra de poner el sello comienza desde el oriente, es cierto que Cristo en su segunda venida aparecerá desde el oriente.

Profecías del regreso de Jesús en la Biblia

La mayoría de los cristianos tienen el prejuicio de que si Jesús regresa a la Tierra aparecerá en Belén. Este pensamiento proviene de su desconocimiento sobre las profecías de la Biblia. En numerosas ocasiones la Biblia profetizó su regreso desde una tierra del oriente. 

“Yo anuncio el fin desde el principio; desde los tiempos antiguos, lo que está por venir. Yo digo: Mi propósito se cumplirá, y haré todo lo que deseo. Del oriente llamo al ave de rapiña; de tierra distante, al hombre quien cumplirá mi propósito. Lo que he dicho, haré que se cumpla; lo que he planeado, lo realizaré. Escúchenme ustedes, obstinados de corazón, que están lejos de la justicia. Mi justicia no está lejana; mi salvación ya no tarda. ¡Estoy por traerlas! Concederé salvación a Sión, y mi esplendor a Israel.”

Isaías 46:10-13, Nueva Versión Internacional 

Desde hace dos mil setecientos años se profetizó que aparecería un hombre en el oriente. Cuando este hombre aparezca, cumplirá con el propósito de Dios: conceder la salvación a Sion. Lo interesante es que este hombre es representado como un ave de rapiña, un águila. 

Como el águila que excita su nidada, revolotea sobre sus pollos, extiende sus alas, los toma, los lleva sobre sus plumas, Jehová solo le guio, y con él no hubo dios extraño.”

Deuteronomio 32:11-12

La misma profecía se menciona en Isaías 41:

“¿Quién despertó del oriente al justo, lo llamó para que le siguiese, entregó delante de él naciones, y le hizo enseñorear de reyes; los entregó a su espada como polvo, como hojarasca que su arco arrebata? Los siguió, pasó en paz por camino por donde sus pies nunca habían entrado. ¿Quién hizo y realizó esto? ¿Quién llama las generaciones desde el principio? Yo Jehová, el primero, y yo mismo con los postreros.”

Isaías 41:2-4

¿De dónde despierta Dios al justo? Desde el oriente. Esta es otra profecía que evidencia el regreso de Jesús desde una tierra en los confines del oriente. Podemos confirmar que esta profecía habla sobre Jesús al ver qué es lo que sucede cuando el justo es despertado desde el oriente.

Los afligidos y menesterosos buscan las aguas, y no las hay; seca está de sed su lengua; yo Jehová los oiré, yo el Dios de Israel no los desampararé. En las alturas abriré ríos, y fuentes en medio de los valles; abriré en el desierto estanques de aguas, y manantiales de aguas en la tierra seca.

Isaías 41:17-18

Cuando el justo sea despertado en el oriente ocurrirán sucesos milagrosos: Él abrirá ríos, fuentes, estanques y manantiales de aguas vivas en la tierra seca. Los manantiales que Él abre en el desierto no son para saciar la sed física, sino la sed espiritual. Solo Dios, la fuente del agua de la vida que revive las almas moribundas, puede llevar a cabo tan maravillosa obra. Pero esto puede ocurrir tan solo si Dios, la fuente del agua de la vida, viene a la Tierra (Isaías 35:4-6, Mateo 11:2-5). Por lo tanto, Isaías 41 también es una profecía sobre la venida de Dios desde el oriente para permitir el agua de la vida. 

Entonces, ¿acaso esta será la profecía de la primera venida de Jesús? No. Se debe a que en su primera venida Él nació en Israel, y no en un país del oriente, ubicado en los fines del continente. Esta es la profecía sobre el regreso de Jesús en la Biblia. 

“y he aquí la gloria del Dios de Israel, que venía del oriente; y su sonido era como el sonido de muchas aguas, y la tierra resplandecía a causa de su gloria.”

Ezequiel 43:2

Si usted tan solo cree en las profecías anteriores con sinceridad, podrá recibir a Cristo que viene desde el oriente. Recibirá la gracia del agua de la vida capaz de revivir incluso las almas muertas, y sobre su frente resplandecerá el sello de Dios que salva de los desastres.

El oriente de donde sale el sol es Corea del Sur

Podría preguntarse qué país en específico es el oriente mencionado en la Biblia y cuál es el estándar para determinarlo. Podrá entender esto por medio de las siguientes dos evidencias:

1. Geografía: La palabra oriente es un sinónimo de “Este”.  El oriente mencionado por los profetas es el extremo oriental desde donde los profetas vieron esas revelaciones. Juan vio la revelación del libro de Apocalipsis en la isla de Patmos (Apocalipsis 1:9), e Isaías en la tierra de Israel. El extremo del oriente de la profecía debe de ser un país dentro de Asia. Y específicamente tomando como referencia la latitud de la isla de Patmos, si observa un mapa, podrá concluir que el extremo del oriente se refiere a Corea del Sur.

2. El sello de Dios: Corea del Sur es el oriente profetizado en la Biblia no solo por sus características geográficas, sino también porque el sello de Dios apareció en Corea del Sur. ¿Qué es el sello de Dios? Es la Pascua del Nuevo Pacto. El sello de Dios tiene el asombroso poder de proteger de los desastres a todos aquellos que la celebren con solemnidad (Apocalipsis 7:1-3).

Desde los tiempos del Antiguo Testamento Dios hizo esta promesa (Éxodo 12:13) y la ratificó en el Nuevo Testamento. Dios puso su sello sobre Jesús (Juan 6:27), por lo que debe hacerse un mismo cuerpo con Jesús para obtener el sello de Dios. Pero esto solo es posible si celebra la Pascua del Nuevo Pacto (Juan 53-56, Mateo 26:17-28). En pocas palabras, la Pascua es el sello de Dios que nos libera de los desastres.

Entonces, ¿desde dónde apareció la Pascua, el sello de Dios? Aunque existen decenas de países en el oriente, la Pascua apareció únicamente en Corea del Sur. Por lo tanto el oriente desde donde apareció el sello de Dios es sin duda alguna Corea del Sur.

Actualmente, solo la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial celebra la Pascua del Nuevo Pacto según la Biblia. Aunque hace dos mil años Jesús estableció la Pascua y ordenó celebrarla incluso después de su muerte (1 Corintios 11:23-26), la Pascua fue abolida en el Concilio de Nicea, en el año 325 d.C. Desde aquel entonces, ninguna iglesia había guardado la Pascua conforme a la Biblia.

No obstante, el regreso de Jesús en la Biblia ya estaba profetizado. Cristo restablecería la Pascua perdida y daría el agua de la vida gratuitamente antes del último y gran desastre. Ahora usted es testigo con sus propios ojos de esta maravillosa obra: el regreso de Jesús en la Biblia ya sucedió. Cristo ha aparecido por segunda vez desde Corea del Sur, la tierra del oriente. Su nombre es Cristo Ahnsahnghong.

La historia de hace dos mil años se repite. Solo aquellos que creyeron absolutamente en las profecías de la Biblia recibieron con una fe pura y ardiente a Jesús, Dios que vino hecho carne. De la misma manera, solo si usted cree absolutamente en las profecías de la Biblia será capaz de recibir a Cristo Ahnsahnghong, quien es Jesús en su segunda venida, Dios que volvió a hacerse carne para salvar a sus hijos. Él desea salvarlo a usted y entregarle su precioso amor sacrificado.

Cristo ha restablecido la Iglesia de Dios, la única iglesia que tiene la verdad perfecta y que celebra la Pascua del nuevo pacto. Si desea recibir con todo su corazón a Jesús que regresó a la Tierra para salvarlo, visite la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial, será lo más significativo que haya hecho durante toda su vida.